+34 693298002 info@seatravel.es L-V 08:00h. - 20:00h.

El estudio profundo de las organizaciones nos ha hecho entender que la felicidad del empleado y sus relaciones profesionales en la empresa repercuten directamente sobre cómo trabajan. Esto es, que la calidad del producto o servicio que ofrezcas también depende del clima laboral. Según algunos estudios, representa entre un 20% y un 30% de la productividad. Por eso, es ideal que cada cierto tiempo sometas a tus empleados a una evaluación y determines qué hay por mejorar. Si detectas muchos empleados descontentos, presta atención. Este artículo te ayudará más de lo que crees.

Uno de los métodos de mejora productiva que más ha triunfado en los últimos años es el team building. Llamamos así a un extenso conjunto de actividades enfocadas a equipos de trabajo, donde el objetivo es fomentar valores como la cohesión o el compromiso. Se realizan fuera del trabajo diario y parte de su efectividad reside en que el trabajador no las percibe como horas extra: se llevan a cabo en lugares distintos del edificio corporativo o el exterior. Pueden abarcar una sola tarde o adquirir forma de convivencias, según la empresa desee.

Casi todas las técnicas de team building están relacionadas con prácticas deportivas. Son populares el fútbol, el baloncesto, las gymkanas multiaventura o la navegación a remo, donde el equipo trabaja por alcanzar el mismo objetivo. Aquí son vitales la coordinación y la confianza. También pueden abarcar desafíos intelectuales, en las que cada empleado pone sobre la mesa sus mejores ideas y se combina con los demás para superar el reto. Es el caso de las escape rooms y los juegos de rol en vivo.

Este ambiente intenso te permitirá descubrir las habilidades secretas de tu gente: esas destrezas que no aprovechan porque nadie les dijo que fueran útiles. Existen, por supuesto, otras dinámicas menos vertiginosas que se centran en el diálogo y son recomendables: por ejemplo, expresar fortalezas propias en voz alta o compartir debilidades.

El team building puede ser difícil de implantar al inicio, porque siempre hay bloqueos y reticencias diversas. No obstante, estas barreras van desapareciendo conforme avanza la experiencia y los participantes se van integrando. Así, se consigue aumentar la sensación de pertenencia al grupo y el apego a la empresa. El trabajador crece, y la organización lo hace con él.

 

¡Organiza ya tu sesión de team building!